Ébola: Cinco años y más de 11.300 muertes.

El último brote de Ébola mató a 11.323 personas, lo que supone el 40% de las personas afectadas.

Pronto se cumplirán cinco años de la declaración de epidemia del Ébola en Guinea. Fue el inicio de una de las mayores crisis sanitarias en el mundo con especial virulencia en Sierra Leona, Liberia y Guinea, las bajas por esta enfermedad se cifran en miles de muertes por su contagio. La epidemia tardó más de dos años en controlarse. Todos recordamos el episodio de la auxiliar de enfermería española, que fue el primer caso de Ébola adquirido fuera de África. El 23 de septiembre de 2014, la auxiliar de enfermería cambió el pañal a un enfermo repatriado desde Sierra Leona: se trataba de un sacerdote de 69 años. El 26 de septiembre, tras la muerte del misionero, la auxiliar entró de nuevo en la habitación para limpiarla. No se sabe exactamente como se infectó. Lo cierto es que gracias a la intervención de los protocolos que el sistema nacional de salud español puso en marcha se pudo parar su propagación de lo que podía haber sido un gran riesgo para la población de nuestro país, y de todo occidente. Un logro por el que debemos felicitar a los equipos sanitarios, y que debe hacernos sentir afortunados de vivir en este lado del mundo. 

El virus se detectó por vez primera en 1976, cerca del río Ébola, que da nombre al virus, en dos brotes simultáneos ocurridos en la República Democrática del Congo y Sudán. De las cinco especies de virus del Ébola, cuatro pueden infectar al humano. La especie Zaire es la más mortal y la que más brotes ha causado, el 90 por ciento de las personas que se infectan, fallecen.

Para mayor gravedad se da la circunstancia de que en zonas de riesgo existen focos de violencia por grupos armados, lo que complica el acceso del personal sanitario. Algunas zonas o regiones no declaran los casos de la zona, y tampoco las organizaciones gubernamentales locales por sus propias deficiencias, ni la propia población ayuda a poner freno a todo ello. Son países con grandes limitaciones sanitarias, donde vivir esta sujeto a la suerte en ocasiones, y a la propia fortaleza del individuo y/o status de sus habitantes.

 ebola-en-rdc-2018-acaba-mal_ene2019_2.jpg

Fuente: AEP Comité asesor de vacunas.

La lucha contra cualquier amenaza a la salud global comienza mucho antes de que se diagnostique el primer caso, siendo las vacunas la primera barrera de protección.

El año 2019 será una año difícil para el gran problema que supone esta enfermedad. Aún así existe un motivo para la esperanza. Según fuentes de la OMS, Existe la colaboración entre Guinea y la República Democrática del Congo para transferir la experiencia de respuesta al Ébola. La vacuna, llamada rVSV-ZEBOV, fue analizada en un ensayo en el que participaron 11.841 personas en Guinea durante 2015. Entre los 5.837 participantes que recibieron la vacuna, no se registraron casos de Ébola diez días después de la vacunación. Los resultados del ensayo se han publicado en la revista científica The Lancet.

 

Fuentes:

https://vacunasaep.org/profesionales/noticias/ebola-congo-cada-vez-peor

https://www.who.int/es/news-room/feature-stories/detail/ebola-vaccine-provides-protection-and-hope-for-high-risk-communities-in-the-democratic-republic-of-the-congo

https://elpais.com/elpais/2016/12/23/ciencia/1482509617_105561.html?rel=mas 

https://www.who.int/csr/don/10-may-2018-ebola-drc/en/